La declaración de Boubker Elkhamlichi ante el tribunal de apelación en Tánger: 20 de octubre 2014

El Estado Marroquí reconoció sus crímenes en la persecución a activistas durante los primeros años de lucha por la democracia. Se ofrecieron indemnizaciones a las víctimas. Sin embargo, yo fui uno de los que rechazó la indemnización por las siguientes razones:

Boubker_El_Khamlichi-470x2601- Cuando me arrestaron, mi hija tenía menos de un año. Fue privada de su padre durante los 6 años que pasé en prisión a partir del 6 de noviembre de 1985, día en que me detuvieron en el puerto (el mismo día que Amina Tahany sufrió su martirio) al llegar de Francia. Tan sólo la había visto tres días cuando nació.

2- Cuando me arrestaron, mi hermano Seddik estaba recibiendo tratamiento por un cáncer en Marsella. Tan pronto como supo que había sido detenido abandonó el tratamiento y volvió a Marruecos para estar a mi lado. Lucho contra la enfermedad sin tratamiento hasta su muerte en 1996.

3- En diciembre de 1987, a raíz de la huelga de hambre que había llevado a cabo el “grupo 26” de presos políticos, fui sometido a una salvage sesión de tortura en la prisión local de Tánger por la que exijo justicia desde entonces.

Esos daños no se pueden compensar con millones… es por eso que hemos exigido en el Consejo por la Verdad y la Equidad que se juzgue a los responsables de tantos años de súplicas. Para evitar la repetición de esas tragedias en nuestro país.

Hoy estoy reviviendo esas tragedias con mi compañera Wafae Charaf a la que quiero expresar, una vez más, mi solidaridad incondicional.

Boubker Elkhamlichi fue activista encarcelado y político internacionalista (grupo 26). En 1985 fue acusado de conspiración contra el Estado y pasó 6 años en prisión.

El 20 de octubre de 2014, el Tribunal de Apelación de Tánger lo condenó a un año de prisión suspendida y una multa de 1000 DH. Después de haber sido juzgado con Wafae Charaf por colaborar en “la falsa denuncia” que ha llevado a Wafae a ser condenada 2 años de prisión y una indemnización de 50.000 a pagar (tanto Wafae como Boubker) a la Administración Nacional de Seguridad.

2 años de prisión para Wafae Charaf y 1 año para Boubker ElKhamilichi

Después de varios aplazamientos y 8 horas de vista, la activista Wafae Charaf ha sido condenada a dos años de prisión. La joven militante por los derechos humanos está encarcelada desde el mes de julio.

El veterano activista Boubker ElKhamilichi, por su parte, ha sido condenado a un año de prisión. No llegará a entrar en ningún centro penitenciario porqué se beneficiará de una suspensión de pena.

Ambas condenas han sido recibidas como un jarro de agua fría por los movimientos por los derechos humanos de Marruecos que esperaban que el tribunal, tras la última apelación presentada, reconsiderara una condena que busca castigar de forma ejemplar la disidencia política.

Recodamos que los problemas con la justicia marroquí de Wafae y Boubker empezaron tras denunciar los malos tratos recibidos por la joven activista tras ser secuestrada después de la manifestación de obreros y obreras celebrada en Tánger el 27 de abril de 2014.

Ver noticia en La Marea

Ver noticia en La Directa

Seguimos recogiendo apoyos y firmas para pedir al Ministro de Justicia marroquí una reconsideración del caso. 

Petición dirigida a: Sr. Mustafa Ramid Absuelvan a los activistas políticos Wafae Charaf y Aboubakr Elkhamlichi. Cumplan los tratados internacionales firmados por Marruecos que prohíben las detenciones indiscriminadas y la tortura.

LBLNMizCOuIsnZA-556x313-noPad

FIRMA LA PETICIÓN EN CHANGE.ORG

La joven activista marroquí Wafa Charaf ha sido condenada a un año de cárcel y a pagar una multa de 50.000 dirhams (unos 5.000 euros). Charaf presentó una denuncia tras recibir una brutal paliza de manos de unos desconocidos al término de una manifestación por los derechos de los obreros en Tánger el pasado 27 de abril.

Sin embargo, el calvario comenzó cuando se acercó a comisaría. Esta activa y conocida militante del norte de Marruecos ha sido acusada de denuncia falsa, pese a que presentó el informe médico correspondiente. Charaf comenzó la batalla judicial apoyada por la Asociación Marroquí de Derechos Humanos y Vía Democrática, organizaciones en las que milita, así como por el movimiento 20 de febrero (análogo al 15-M español).

Las juventudes de Vía Democrática, partido de izquierdas en el que Charaf milita, han asegurado que la activista, al conocerse el veredicto, denunció ser víctima de un juicio político, y manifestó que continuará “luchando junto a sus compañeros hasta lograr libertad, dignidad, igualdad y justicia social” en su país.

Wafa Charaf no es, ni mucho menos, la primera activista secuestrada y agredida por un grupo de individuos desconocidos. Hace un año, Adiba Kabbali, militante de izquierdas de la Universidad de Fez, fue secuestrada, torturada y violada; unos meses atrás, Sara Souyar, activista del movimiento 20F, fue agredida delante de la policía por un mercenario que le provocó graves cortes en la vagina.

Una amiga de Wafae explicaba “Porque eligió unirse a las luchas de las masas en general, y a la de los trabajadores en particular. Ya que ha delatado la falsedad del discurso oficial del régimen y sus manifestaciones sobre la ausencia de tortura en Marruecos. Wafa paga hoy por su lealtad y defensa de las preocupaciones de los trabajadores…”.

Boubker es un activista histórico, preso político durante la época de Hassan II, torturado en las cárceles marroquíes, es también sindicalista. A su trayectoria, se une su labor incansable en la defensa de los derechos de los inmigrantes subsaharianos y en Europa por su trabajo en defensa de los derechos de las trabajadoras marroquíes en el sector de la confección con organizaciones internacionales como Ropa Limpia.

El 10 de julio El Khamlichi fue detenido e imputado por “obstruir investigaciones” y “participar en la interposición de denuncia falsa”. El Tribunal de Primera Instancia de Tánger le absolvió, pero los motivos de su arresto y de los cargos cntra él siguen sin estar claros.

El próximo 22 de septiembre tendrá lugar la audiencia para resolver sobre el recurso interpuesto contra esta sentencia. Manifestemos al ministro de Justicia marroquí nuestro rechazo a cualquier forma de represión y de limitación de los derechos humanos.

FIRMA LA PETICIÓN EN CHANGE.ORG

 

Human rights defender Ms Ouafa Charaf imprisoned for reporting assault and Mr Boubker ElKhamlichi acquitted

On 11 August 2014, the Tanga First Instance Court sentenced Ms Ouafa Charaf to one year in prison and a 1,000 MAD fine (approximately €89) for “reporting a false incident” and 50,000 MAD (approximately €4,478) in compensation to Morocco’s police force for “slander”.fldfenders

The court acquitted Mr Boubker ElKhamlichi who was charged with “obstructing investigations” and “participating in reporting a false incident”.

Ouafa Charaf is a journalist and a member of the Moroccan Association of Human Rights (AMDH). She is member of Chabaka, the non-profit organisations’ network for development and solidarity in northern Morocco, which addresses a range of human rights issues. Boubker ElKhamlichi is the President of Chabaka and a former trade unionist. He advocates for the rights of workers and is a member of the international Clean Clothes Campaign. Ouafa Charaf and Boubker ElKhamlichi are members of Annahj Addimocrati (‘The Democratic Way’) and the “February 20” Movement, both political groups that campaign for political and constitutional reforms.

On 27 April 2014, Ouafa Charaf was abducted and physically assaulted and threatened following her participation in a peaceful demonstration organised by the Workers’ Confederation of Tangiers. Three days later, the human rights defender reported this incident to the Royal Prosecutor of the Court of First Instance. The police carried out investigations and decided Ouafa Charaf’s allegations were false and baseless.

On 9 July 2014, Ouafa Charaf was arrested at her house after the public prosecution charged her with “reporting a false incident”. Later on the same day, the Royal Prosecutor ordered a psychiatric examination of Ouafa Charaf, and she was subsequently sent to a psychiatric hospital. On 11 August 2014, the Tanga First Instance Court sentenced Ouafa Charaf for “reporting a false incident” and “slander”. Reportedly, the Tanga First Instance Court refused to summon key witnesses and failed to disclose phone-tapping evidence which was key to the prosecution’s arguments. The human rights defender is currently detained in Tangiers Local Prison.

On 10 July 2014, Boubker ElKhamlichi was arrested and charged with allegedly “obstructing investigations” and “participating in reporting false incidents”. Boubker ElKhamlichi was released on bail later that day and was acquitted by Tanga First Instance Court on 11 August 2014. The reasons for his arrest and charges remain unclear.

The detention and sentence against Ouafa Charaf and Boubker ElKhamlichi are believed to be part of an ongoing campaign of intimidation and harassment against human rights defenders in Morocco.

– See more at: http://www.frontlinedefenders.org/node/26880#.U-4xvweFSA4.twitter

Un año de cárcel para una activista marroquí agredida tras una protesta

Artículo publicado en La Marea. Enlace al artículo original

12 de agosto de 2014

La joven activista marroquí Wafa Charaf, después de un juicio de más de 17 horas, ha sido condenada este martes a un año de cárcel y a pagar una multa de 50.000 dirhams (unos 5.000 euros). Charaf presentó una denuncia tras recibir una brutal paliza de manos de unos desconocidos al término de una manifestación en Tánger, el pasado abril, donde, como en otras ocasiones, tuvo un papel destacado.

Sin embargo, el calvario comenzó cuando se acercó a comisaría. Esta activa y conocida militante del norte de Marruecos ha sido acusada de denuncia falsa, pese a que presentó el informe médico correspondiente. Charaf comenzó la batalla judicial apoyada por la Asociación Marroquí de Derechos Humanos y Vía Democrática, organizaciones en las que milita, así como por el movimiento 20 de febrero (análogo al 15-M español).

Tras presentar la denuncia, la Policía sometió a la activista y a su familia a duros interrogatorios, durante los cuales, debido a su estado de salud, en ocasiones no lograba hacer frente a la presión y tenía que ser trasladada al hospital. Sus compañeros denuncian que Charaf ha recibido malos tratos, pasó días sin comer durante su detención y sin recibir medicación. El juicio, que ha tenido lugar en el tribunal de primera instancia en Tánger, comenzó el lunes a las cuatro de la tarde y finalizó este martes a las ocho de la mañana.

Las juventudes de Vía Democrática, partido de izquierdas en el que Charaf milita, han asegurado que la activista, al conocerse el veredicto, denunció ser víctima de un juicio político, y manifestó que continuará “luchando junto a sus compañeros hasta lograr libertad, dignidad, igualdad y justicia social” en su país.

Charaf está recibiendo apoyos desde dentro y fuera de Marruecos, como por parte de la eurodiputada Teresa Rodríguez (Podemos), quien ha mostrado su interés por el caso. También de Michele Decaster, secretaria general de la Asociación Francesa de Amistad y Solidaridad con los Pueblos de África, quien trató de presenciar el juicio como observadora internacional. La policía se lo impidió y la detuvo en una concentración de apoyo.

Persecución a activistas

El pasado junio, Amnistía Internacional (AI), tras obtener nuevos indicios, volvió a exigir a Marruecos poner fin a la tortura. La organización de derechos humanos ha recibido denuncias de casos en los quese usan descargas eléctricas en los testículos de los detenidos y golpes en diferentes partes del cuerpo con los ojos vendados y las manos atadas. AI ha denunciado también en varias ocasiones la impunidad de los torturadores.

Wafa Charaf no es, ni mucho menos, la primera activista secuestrada y agredida por un grupo de individuos desconocidos. Por ejemplo, durante las elecciones de 2011, Sara Soujar, miembro activo del movimiento 20-F, sufrió una agresión cuando repartía folletos que invitaban al boicot del proceso electoral. Este movimiento ciudadano critica que las elecciones en Marruecos forman parte de una transición inexistente y sirven como lavado de cara para el régimen. Un año más tarde, Soujar volvió a ser agredida mientras le espetaban: “¿No vas a meterte en tus asuntos?”.

Charaf está recibiendo múltiples apoyos. Se han sucedido concentraciones y comunicados. “Porque eligió unirse a las luchas de las masas en general, y a la de los trabajadores en particular. Ya que ha delatado la falsedad del discurso oficial del régimen y sus manifestaciones sobre la ausencia de tortura en Marruecos. Wafa paga hoy por su lealtad y defensa de las preocupaciones de los trabajadores. Resiste y aférrate a la telaraña, compañera, hasta que los cobardes cierren sus ojos”, escribía una amiga esta mañana en las redes sociales.

 

Un año de prisión y 50.000 Dirhams de multa para Wafae Charaf

Después de 20 horas de juicio sin pausa alguna, con 16 abogados presentes para defender  a la acusada y al acusado, el juez a dictado sentencia. Boubker ElKhamlichi ha sido absuelto, pero Wafae Charaf ha sido condenada a 1 año de prisión y a pagar 50.000 Dirhams de multa.

Con esta sentencia, el régimen marroquí rechaza las acusaciones de tortura y abusos presentadas por Charaf. La condena es una muestra de fuerza contra las mujeres activistas que salen a la calle, cada vez con más fuerza, para defender sus derechos y luchar por la democracia y la igualdad.

wafae-charaf-2-c-dr

Organizaciones de derechos humanos, ONGs y colectivos sociales solicitamos al gobierno marroquí la absolución de los activistas Wafae Charaf y Boubker ElKhamlichi

En una clara violación de los derechos humanos nuestros compañeros Wafae Charaf y Boubker Elkamlichi serán juzgados este lunes 4 de agosto en Marruecos por denunciar abusos y torturas a Wafae Charaf que aún sigue en prisión

4 de agosto del 2014.- Organizaciones de derechos humanos, ONGs y colectivos sociales de España y Marruecos nos hemos unido para solicitar al Ministerio de Justicia Marroquí la absolución de nuestros compañeros Wafae Charaf y Boubker ElKhamlichi que se celebra este lunes 4 de agosto en lo que es una clara violación de los derechos fundamentales de las personas.

10375127_677675142311432_5314866430967115954_nAmbos fueron detenidos tras denunciar que dos agentes de policía no uniformados habían secuestrado, y agredido sexualmente a la compañera Charaf para abandonarla a 12 kilómetros de Tánger, tras la manifestación convocada por la Confederación de Obreros en la que participó el día 27 de abril en dicha ciudad. ElKhamlichi que acompañó a Wafae para poner una denuncia sobre su agresión fue detenido de forma irregular para luego ser puesto en libertad y se enfrenta a acusaciones de injuria y difamación.

Ambos son militantes de Vía Democrática, del Movimiento 20F y activistas por los derechos humanos. Wafae, compañera de Khamlichi, fue una de las principales impulsoras de la movilización del 27 de abril y es tremendamente grave que después de ser agredida tras la manifestación sea ella la que se encuentre en prisión tras presentar partes médicos de su estado físico y mental, y esté siendo sometida a duros interrogatorios para que retire su acusación, sufriendo un fuerte riesgo físico y psicológico.

Boubker es un activista histórico, que fue preso político, torturado en las cárceles marroquíes y sindicalista, a su trayectoria, se une su labor incansable en la defensa de los derechos de los inmigrantes subsaharianos y en Europa por su trabajo en defensa de los derechos de las trabajadoras marroquíes en el sector de la confección con organizaciones internacionales como Ropa Limpia.

Es especialmente grave, que además de estar en la cárcel por denunciar una agresión, estos hechos no son aislados. Al caso de Wafae tenemos que unir el caso de Adiba Kabbali, militante de izquierdas de la Universidad de Foz y Sara Souyar, activista del Movimiento 20F. Consideramos una grave violación de los derechos humanos que se estén utilizando acciones represivas por parte del gobierno ante los movimientos sociales y especialmente contra las mujeres, deteniendo a las víctimas en vez de buscar y enjuiciar a los agresores.

Si el gobierno marroquí habla de democracia y de respecto de los derechos humanos este es un caso claro de su vulneración por eso enviamos estas cartas de petición de absolución al Ministerio del Interior y de Justicia marroquíes en las que demandamos:

– La liberación de Wafae Charaf,

– La retirada de los cargos contra Wafae Charaf y Aboubkr ElKhamilichi,

– El cumplimiento de los tratados internacionales firmados por Marruecos que prohiben las detenciones indiscriminadas y la tortura,

– La finalización de la campaña de acoso a activistas de la sociedad civil,

– La persecución y detención de los causantes de estas despreciables agresiones.

Cartas a los Ministros del Interior y de Justicia y Libertades del Reino de Marruecos

(français alors)

A la atención del excelentísimo Sr. Mohamed Hassad, ministro del interior del gobierno del Reino de Marruecos

A la atención del excelentísimo Sr. Mustafa Ramid, ministro de justicia y libertades del gobierno del Reino de Marruecos

Apreciado señor,

Por la presente queremos transmitirles nuestra más profunda preocupación por el proceso judicial iniciado contra el señor Boubker El Khamlichi y la señora Wafae Charaf, militantes de Vía Democrática y activistas por los derechos humanos.

Ambos fueron detenidos tras denunciar que dos agentes de policía no uniformados habían secuestrado y torturado a la señora Charaf para abandonarla a 12 kilómetros de Tánger, tras la manifestación en la que participó el día 27 de abril en dicha ciudad. A causa de esta denuncia, El Khamlichi se enfrenta a acusaciones de injuria y difamación, y ha sufrido una detención llena de irregularidades. Charaf sigue privada de libertad y sufriendo un fuerte riesgo físico y psicológico.

Además de la reacción represiva ante las denuncias realizadas, nos preocupa que estas agresiones formen parte de una serie de desafortunadas acciones contra las activistas jóvenes, a las que se ataca de forma brutal y vejatoria utilizando la agresión sexual como arma política. Hace un año, Adiba Kabbali, militante de izquierdas de la Universidad de Fez, fue secuestrada, torturada y violada; unos meses atrás, Sara Souyar, activista del movimiento 20F, fue agredida delante de la policía por un mercenario que le provocó graves cortes en la vagina.

Nos unimos a las organizaciones de la sociedad civil de Marruecos para solicitar:

– La liberación de Wafae Charaf,

– La retirada de los cargos contra Wafae Charaf y Boubker El Khamlichi,

– El cumplimiento de los tratados internacionales firmados por Marruecos que prohíben las detenciones indiscriminadas y la tortura,

– La finalización de la campaña de acoso a activistas de la sociedad civil,

– La persecución y detención de los causantes de estas despreciables agresiones.

Esperamos poder celebrar el compromiso del gobierno marroquí en la erradicación de los excesos policiales.

Quedamos a su disposición,


Cher Monsieur,

Nous venons vers vous avec le but de vous exprimer notre profonde inquiétude par rapport au processus judiciaire contre Monsieur Boubker El Khamlichi et Madame Wafae Charaf, militants de Via Democrática et activistes des droits de l’homme. Seguir leyendo “Cartas a los Ministros del Interior y de Justicia y Libertades del Reino de Marruecos”

Cartas al embajador de España en Marruecos y al cónsul de España en Tánger

A la atención del excelentísimo Sr. Don JOSÉ DE CARVAJAL SALIDO, embajador de España en el Reino de Marruecos. 

A la atención del excelentísimo Sr. Don Arturo Reig Tapia, cónsul de España en Tánger

Barcelona, 4 de agosto de 2014

Apreciado señor,

Por la presente queremos transmitirles nuestra más profunda preocupación por el proceso judicial iniciado contra el señor Boubker El Khamlichi y la señora Wafae Charaf, militantes de Vía Democrática y activistas por los derechos humanos.

Ambos fueron detenidos tras denunciar que dos agentes de policía no uniformados habían secuestrado y torturado a la señora Charaf para abandonarla a 12 kilómetros de Tánger, tras la manifestación en la que participó el día 27 de abril en dicha ciudad. A causa de esta denuncia, El Khamlichi se enfrenta a acusaciones de injuria y difamación, y ha sufrido una detención llena de irregularidades. Charaf sigue privada de libertad y sufriendo un fuerte riesgo físico y psicológico.

Además de la reacción represiva ante las denuncias realizadas, nos preocupa que estas agresiones formen parte de una serie de desafortunadas acciones contra las activistas jóvenes, a las que se ataca de forma brutal y vejatoria utilizando la agresión sexual como arma política. Hace un año, Adiba Kabbali, militante de izquierdas de la Universidad de Fez, fue secuestrada, torturada y violada; unos meses atrás, Sara Souyar, activista del movimiento 20F, fue agredida delante de la policía por un mercenario que le provocó graves cortes en la vagina.

Con esta carta deseamos comunicarles que las organizaciones españolas firmantes nos unimos a las organizaciones de la sociedad civil marroquí para solicitar a los Ministerios del Interior y de Justicia de Marruecos lo siguiente:

– La liberación de Wafae Charaf,

– La retirada de los cargos contra Wafae Charaf y Boubker El Khamlichi,

– El cumplimiento de los tratados internacionales firmados por Marruecos que prohíben las detenciones indiscriminadas y la tortura,

– La finalización de la campaña de acoso a activistas de la sociedad civil,

– La persecución y detención de los causantes de estas despreciables agresiones.

Nos gustaría pedir su colaboración en este caso para que puedan transmitir al gobierno marroquí la preocupación existente en España respecto a este caso.

Agradecemos anticipadamente su atención y quedamos a su disposición,

El caso de Ouafaa Charaf (por Boubker ElKhamlichi)

Vinieron el jueves 10 de julio a las cinco de la tarde, ésta vez estaba seguro de que era para detenerme, tuve justo el tiempo para llamar a mi mujer y a mi abogado para informarles de mi detención. Bajé las escaleras y había más de 6 agentes rodeando la puerta con cámaras de fotos y vídeos, parecía que estuvieran preparados para detener a uno de los más peligrosos terroristas del país. Me invitaron a ir con ellos a la comisaría, rechazé rotundamente, entonces me confirmaron que tenían una orden de detención. Subí a uno de los coches tranquilamente y me llevaron a la comisaría central donde comenzó mi interrogatorio.

10517981_1444256175846384_6073256430793045340_nLa Brigada Nacional se había presentado dos veces con la invitación para que yo fuera a la comisaría a declarar. Evidentemente rechazé en ambas ocasiones. No tenía nada que declarar respecto al caso del secuestro de la militante Ouafaa. Pero dos razones más reforzaban mi decisión :

  • Aún no había olvidado mi detención del 6 Noviembre 1985 por la misma Brigada Nacional, que utilizaba todas las formas de tortura física y moral contra las compañeras y compañeros, acumulando crímenes y muertes contra los miles de militantes por la libertad de nuestro pueblo durante los años de plomo. Ninguno de los criminales y torturadores responsables de tales crímines ha sido cuestionado ni juzgado todavía.

  • El 13 de junio fuí testigo del estado crítico de la joven militante Ouafaa en la sala de espera de las urgencias del Hospital Mohammed V. Estaba rodeada de policías de la brigada y de la comisaría. La seguían sometiendo junto a todos los miembros de su família a interrogatorios maratonianos con el único fin de obligarla a confesar que su denuncia era falsa.

  • No sé si era coincidencia o pura casualidad que Ouafaa estuviera aquella noche en la misma cama de la sala de espera donde estuvo unos meses antes Moussa Seck. En octubre de 2013, el jóven migrante senegalés de 22 años fue víctima de una de las muchas redadas sistemáticas de la policía contra los migrantes subsaharianos en el barrio Boukhalef de Tánger. Según el testimonio de su compañero de piso Alpha Barry, fue tirado del balcón de su habitación, en el cuarto piso.

Seguir leyendo “El caso de Ouafaa Charaf (por Boubker ElKhamlichi)”